Herida del abandono

En este episodio 29 del podcast ‘Living La Vida Unicornio’ reflexiono sobre la herida del abandono y el proceso de aprender a dejar ir.

Son varias las heridas emocionales que podemos tener en nuestros niñas y niños interiores. Convivimos con ellas durante años y son las que nos hacen comportarnos tal y como lo hacemos, las que generan nuestras reacciones inconscientes, las que nos ocasionan los conflictos en las relaciones.

Según los expertos, se pueden dividir en cinco tipos diferentes. Existe la herida del abandono, la del rechazo, la de la humillación, la herida de la traición o el miedo a confiar, y la de la injusticia.

Reconocer estas heridas en nosotr@s nos permite conocernos un poco más y saber por qué reaccionamos como lo hacemos, por qué nos comportamos de la manera en la que lo hacemos. También nos permite saber el origen de nuestro dolor emocional, identificarlo y tratar de sanarlo.

No tengo clara si la clasificación es del todo ajustada, pues siempre he pensado que las etiquetas y clasificar las cosas nos limita en cierta manera… Pero sí que me identifico con todo lo que he leido sobre la herida del abandono. Por este motivo, me centro en ella en este podcast.

El arte de dejar ir y su relación con la herida del abandono

Una de las dificultades máximas a las que nos afrontamos las personas que tenemos este tipo de heridas más o menos profundas es a Dejar Ir. A aprender el arte del desapego. Es uno de mis mayores desafíos en esta vida; y es una de mis lecciones de vida.

Para Dejar Ir desde la paz, debemos sanar nuestras heridas. Es decir, cuando estén sanadas, sentiremos que nos resultará «fácil» dejar ir, fluir, confiar, desapegarnos de nuestra idea de cómo pensábamos que tenían que ser las cosas.

Mientras tanto, ser consciente de lo que ocurre es un paso. Reconocer lo que nos ocurre y cuál es el origen de ese dolor emocional es parte del camino. No es un camino fácil ni rápido. Requiere tiempo, paciencia y, especialmente, mucho amor. Amor hacia el presente, hacia las situaciones tal y como son, y hacia nosotros mismos y estas heridas que tenemos.

En la vida, nos cruzaremos con personas que nos activarán estas heridas. Es gracias a ellos que descubriremos que aún no están sanadas y nos ofrecerán la oportunidad de hacerlo, algo que es totalmente nuestra responsabilidad.

Comparto mi experiencia con esta herida y mis reflexiones en este podcast. Me encantaría que me explicárais cuáles son vuestras heridas y cómo tratáis de sanarlas. Gracias por escucharme!