La primera vez que escuché cantar en directo a Joaky confieso que no tenía ni idea de a quién iba a escuchar. Me encontré en un teatro de Santa Coloma, lleno de gente, y a un artista rodeado de geniales músicos poniendo voz a algunos temas que ya conocía, y a otros totalmente desconocidos para mí, escritos por él, que hicieron que aquellas casi dos horas se convirtieran en algo mágico, donde las canciones me hablaban, donde la voz del atractivo chico que cantaba, llegaba directa a mi corazón.

Joaky -Joaquín Galiano- lleva años en el mundo de la música. Publicó tres álbumes con su banda Saudade: ‘Colección de errores’ (2009), ‘Cromáticos’ (2013) y ‘Animal’ (2016); y ahora ha decidido lanzarse en solitario con sus propias composiciones. En 2020 editará su álbum debut ‘La Memoria Que Tanto Descuidé’, del que ha publicado ya dos adelantos en Youtube: «Exilio» y «Mañana», lanzado el pasado 2 de diciembre.

Joaky es un cantautor con aires de poeta. De hecho, es también autor de dos poemarios: ‘Clarinvidencia’ (2012) y ‘Sobrevive a tus inviernos’ (2015). Sus canciones son pura poesía, al más puro estilo de Sabina o de los hermanos Urquijo.

«Mañana», su último single», habla de la pérdida de un amor; de cómo el miedo puede a veces vencer al amor; y cómo a veces preferimos regodearnos en lo bonito que fue, a luchar por lo maravilloso que podría ser.

Os invito a descubrir por vosotr@s mism@s -si aún no lo habéis hecho- la maravillosa voz de Joaky y su tremenda habilidad para atrapar corazones desnudando su alma. Mientras, esperaremos con ganas ‘La Memoria Que Tanto Descuidé’.


Es posible que mañana me arrepienta
o que, por cobarde, te pierda
tratando de encontrar una respuesta.

Puede que para mañana
el olvido nos aleje más que nunca
y que el tiempo haga con nosotros
lo que, en estos casos, es debido.

Mañana, en otro lugar y en otro tiempo,
tu cuerpo será un recuerdo
desordenándome el corazón.

No puedo mirarte sin mirar atrás
y a este abismo
al que me tengo que lanzar.

Es posible que mañana el verbo perder
se atragante en mis palabras
y que el miedo ponga el resto.

Puede que para mañana la distancia
desgaste este deseo y estas ganas
y el camino que me lleva hacia tu boca
esta vez me lleve hacia la nada.

Mañana, en otro lugar y en otro tiempo,
tu cuerpo será un recuerdo
desordenándome el corazón.

No puedo mirarte sin mirar atrás
y a este abismo
al que me tengo que lanzar.

Mañana, en otro lugar y en otro tiempo,
tu cuerpo será un recuerdo
desordenándome el corazón.

No puedo mirarte sin mirar atrás
y a este abismo
al que me tengo que lanzar.