LA CASA DE PAPEL es la serie española con mayor éxito internacional de la historia. Retitulada en inglés como ‘Money Heist’, la serie obtuvo en 2018 el Premio Emmy Internacional a la Mejor Serie Dramática. Tan sólo esta información ya nos daría motivos suficientes para ver esta serie pero, obviando todo sus logros, ¿por qué recomendaría ver LA CASA DE PAPEL?

Principalmente porque me enganchó desde el principio, y me cuesta bastante que las series conecten conmigo. Empecé a verla desde que inició su emisión, en mayo de 2017, en Antena 3. Su temática me pareció extremadamente original y, sí, me atrapó especialmente la relación que se establecía entre el Profesor y la Inspectora. Una excelente trama de UST. (Las UST son las siglas de Unsolved Sexual Tension – Tensión Sexual No Resuelta-, es decir, son aquellas tramas de las series en las que dos personajes se atraen mutuamente pero, por algún motivo, no se deciden a estar juntos. Si está bien escrita, una buena trama de UST puede salvar una serie.) En este caso, LA CASA DE PAPEL es mucho más que esta trama.

Pero, antes de seguir. ¿De qué va LA CASA DE PAPEL? Creada por Alex Pina e inspirada en la ópera prima de Quentin Tarantino ‘Reservoir Dogs’, la serie se centra en un atraco contra la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre planeado durante años por «El Profesor». Para ello, recluta a un equipo de ocho personas con ciertas «habilidades» que no tienen nada que perder. El objetivo es entrar en la Fábrica e imprimir 2.400 millones de euros. Para hacer esto, el equipo requiere once días de reclusión, durante los cuales tendrán que lidiar con las fuerzas de élite de la policía y 67 rehenes.

Esta trama duró dos temporadas, que finalizaron en noviembre de 2017. Posteriormente Netflix adquirió los derechos de la serie y la distribuyó en todo el mundo y, dado su éxito, decidió realizar una tercera temporada que se ha estrenado recientemente, concretamente el 19 de julio de 2019, obteniendo un éxito sin precedentes: La serie española ha batido récord de audiencia de una serie de habla no inglesa, con más de 34 millones de espectadores en todo el mundo.

Aparte del atractivo y original argumento, y de su ritmo frenético, otro de los aciertos de LA CASA DE PAPEL es su elenco, liderado por un espectacular Álvaro Morte como El Profesor, quien cuenta a su lado con Itziar Ituño (Raquel), Úrsula Corberó (Tokio), Alba Flores (Nairobi), Miguel Herrán (Río), Jaime Lorente (Denver), Esther Acebo (Mónica), Enrique Arce (Arturo) y Darko Peric (Helsinki). Elenco al que se ha añadido la gran Najwa Nimri en esta tercera temporada. Todos los intérpretes hacen un trabajo impresionante. La serie cuenta con un diseño de personajes muy bien realizado, y con un universo femenino muy poderoso y fuerte.

El único «pero» que le pongo personalmente a la serie es que sus escenas de violencia me incomodan. Las peleas, los tiroteos, el abuso extremo de poder, la sangre y cierto despotismo de algunos personajes no me resultan agradables; pero es evidente que estamos presenciando un atraco con rehenes, no podría ser de otra manera. Estamos en ‘La Casa de Papel’, no en ‘La Casa de la Pradera’. Lo tengo claro. Y los personajes protagonistas, aquellos con los que empatizamos y queremos que salgan victoriosos, son los atracadores, todos ellos con un pasado delictivo bastante activo.

Hablando de empatía, otro de los aciertos de la serie es precisamente éste, cómo logra que empaticemos con los atracadores porque, en realidad, no están robando a nadie, están actuando contra el sistema. LA CASA DE PAPEL evidencia la corrupción implícita en el poder, llegando a convertirse en un canto al levantamiento de las clases populares contra unos políticos corruptos que roban a los más pobres para dárselo a los más ricos. Sus protagonistas se convierten en una especia de Robin Hoods para el pueblo, algo que se muestra también en la tercera temporada de la serie; y en su himno, «Bella ciao».

«Bella Ciao» nació como un canto de la resistencia partisana italiana durante la II Guerra Mundial. El tema se hizo viral gracias al gran éxito de la serie. Ya en la década de los 70 se hicieron versiones de artistas como Mercedes Sosa, Milva, Yves Montand, Goran Bregovic y Quilapayún (cuya versión fue muy popular durante la asunción del gobierno de Unidad Popular del socialista Salvador Allende). Esta sintonía no es sólo una canción sino un símbolo de la resistencia contra el fascismo en toda Europa. En LA CASA DE PAPEL ‘Bella Ciao’ funciona como hilo conductor de la trama. Es el himno de la serie.

La mayoría de personas de mi entorno están -como yo- maravilladas con LA CASA DE PAPEL; y han «engullido» esta última temporada en tan sólo un par de días. La serie tendrá una cuarta temporada, aunque aún no se ha desvelado su fecha de estreno. Esperaremos impacientes.