El estreno en cines de la adaptación del musical CATS ha causado un gran revuelo entre los cinéfilos y los fans de la producción teatral. La mayoría de las críticas han sido devastadoras en todo el mundo.

«Le falta una historia y está repleta de música olvidable, la película es una ‘bola de pelo’ artística», titula el Wall Street. «Lo peor que le ha pasado a los gatos desde los perros», escribió el crítico de cine Edward Douglas en la revista Comic Beat. «Sean gatos o humanos, el director Tom Hooper parece que no tiene nada que decir», escribe Simran Hans en su crítica para The Guardian puntuando el filme con una sola estrella.

En nuestro país, las críticas han seguido la misma línea: «Algo ha fallado en el camino de convertir CATS en la gran fantasía musical para todos los públicos de la temporada navideña», dice Eulàlia Iglesias en Fotogramas. Por su parte, Elsa Fernández-Santos titula su artículo para El País diciendo «un engendro en el tejado».

Hace unos días los medios informaban que la producción de 100 millones de dólares ha logrado de momento recaudar 54 millones de dólares en todo el mundo, con estadísticas recientes que sugieren que CATS está en camino de perder 71 millones de dólares.

Personalmente me resulta curiosa esta crítica unanimamente demoledora hacia esta adaptación cinematográfica de uno de los musicales de mayor éxito de la historia del género. Estrenado en 1981 en Londres, CATS permaneció 21 años en cartel en el West End. Ahí es nada.

La citada Elsa Fernández-Santos señala en su crítica: «Sería muy injusto echarle la culpa del desatino a esta película porque lo realmente disparatado es el éxito del musical original, cuya última reposición en Broadway en 2016 ya fue un fiasco.»

La película es fiel al musical. Eso es indudable. Ahora, la pregunta es «¿es disparatado el éxito del musical?» Ahí se podría abrir un debate que parece que no se puede tener respecto al filme, ya que nadie parece tener nada positivo que decir sobre CATS «The Movie».

El animador en 3D Óscar Carballo lo ve todo desde otro punto de vista. Él ha vivido durante tres meses la creación de CATS «desde dentro» y afirma sin dudarlo que el trabajo de animación que se ha hecho con la película «es una proeza a nivel cinematográfico».

Le llamaron desde Londres en septiembre para incorporarse a trabajar en la película y ha estado inmerso en la creación de animaciones para el filme durante tres meses. Un tiempo que, seguramente, marcará un punto de inflexión en su carrera.

Para Óscar, CATS es su primer gran proyecto cinematográfico profesional y, nada más aterrizar en Barcelona hace poco menos de un mes, le llamaron para ofrecerle un trabajo en una nueva película de animación que se hará en nuestro país. «Era una oportunidad muy grande que tenía que aprovechar», afirma Óscar sobre su trabajo en el polémico largometraje dirigido por Tom Hooper.

El catalán trabajó durante jornadas interminables animando 26 planos de la película, formando parte de un equipo de decenas de animadores. «El plano en el que sale Taylor Swift dando un golpe de cadera, es mío. Nos pasamos 4 semanas para hacer lo que se ve en la película», afirma.

«Rodaron gran parte de la película los actores con trajes de sensores, y eso nos facilitaba un esbozo que usamos de referencia para hacer la animación. Nosotros le añadíamos las orejas, las colas,… Era un trabajo de chinos. El director decidió poner las caras reales de los actores y creo que, con el poco tiempo que teníamos para acabar, fue la decisión correcta.», nos explica Oscar. «Hay detalles que en las redes sociales se han señalado como fallos y no lo son, son decisiones razonadas».

CATS cuenta con un elenco de lujo: James Corden, Judi Dench, Jason Derulo, Idris Elba, Jennifer Hudson, Ian McKellen, Taylor Swift, Rebel Wilson y Francesca Hayward, entre otros. A Óscar le fascinó especialmente el trabajo de Francesca, bailarina principal del Royal Ballet de Londres -«cuando vi como se movía quedé totalmente sorprendido»- afirma.

Óscar ha visto el resultado de su trabajo en la gran pantalla durante estos días y ha quedado positivamente sorprendido con el montaje final: la iluminación de las escenas, las imágenes de la ciudad de Londres, la integración de las animaciones… «Además, la película potencia unos valores muy importantes para nuestra sociedad: el respeto, la tolerancia, la autoestima… y las interpretaciones de las canciones son impresionantes», apunta.

La música de Andrew Lloyd Webber, la gran protagonista del musical, parece haber pasado a un segundo plano en el filme. Pero Jennifer Hudson y su interpretación de «Memory» han hecho saltar más de una lágrima en las butacas de los cines estos días; el número de apertura «Jellicle Cats» pone los pelos de punta nada más empezar la película; y el tema «Mr Mistoffelees» es realmente mágico … La película tiene momentos musicales impresionantes que parece han quedado diluidos por la avalancha de críticas negativas.

Quizás no obtenga el éxito de taquilla esperado pero, está claro que CATS seguirá dando mucho que hablar.