Nos olvidamos con frecuencia de nuestro niño interior. Nos enfrascamos en nuestras vidas de adultos, en resolver nuestros “importantes problemas” y no nos damos cuenta, o quizás ignoramos, que muchos de esos problemas tienen algo que ver con nuestro niño interior… Con aquello que en algún momento, algún adulto de los que nos rodeaban ignoró, y ahora nosotros hacemos lo mismo: Ignoramos al niño o niña que hay en nosotros y que reclama atención a gritos.

Ese es uno de los motivos por el que me encantó el espectáculo ‘Nada es Imposible’ de El Mago Pop que está logrando el admirable hecho de llenar noche tras noche las 1.200 butacas del Teatre Victoria desde hace semanas.

Antonio Diaz tiene muy presente a lo largo de todo el espectáculo a su niño interior. Lo respeta, lo admira y nos muestra como, a día de hoy, le sigue cuidando y está orgulloso del niño que fue, del niño que sigue siendo.

Ese niño soñaba con hacer brillantes trucos de magia, con volar en un escenario como entonces hacía su ídolo David Copperfield… Soñaba con lograr demostrar que Nada Es Imposible. Y lo ha conseguido.

Ese niño aparece cada noche en el escenario del Teatre Victoria. Es cómplice de todos los niños que acuden a ver ese espectáculo de magia, y enseña a los adultos que deben animar siempre a los más pequeños, y que deben recordarles que pueden con todo lo que se propongan, que nada es imposible; a la vez que les ayuda a reconectar con sus niñ@s interiores.

Antonio Díaz, El Mago Pop, durante la hora y cuarto que dura el espectáculo presenta sorprendentes trucos de magia. Todo está cuidado al milímetro. Cuenta con un equipo de personas impresionante que le acompaña tanto encima como detrás del escenario. Hay momentos realmente impactantes, trucos que parecen realmente imposibles y te dejan con la boca abierta, pero lo que más me gustó es la Magia que hay detrás de la Magia.

La Magia que se muestra al ver cómo consigue llenar el teatro noche a noche, logrando ser el espectáculo con la mayor preventa de la historia del país, solo comparable a la de ‘El Rey León’ en Madrid. La Magia que muestra al descubrir cómo un niño es capaz de cumplir sus sueños. La Magia de ver a un adulto rindiendo homenaje a su niño interior y lanzando un mensaje de “tú puedes” a todos los niños y no tan niños de la platea. La magia de ser agradecido con el público en todo momento y de siempre recordar nuestros orígenes con humildad.

‘Nada es Imposible’ nos muestra la magia que hay en la vida y que muchas veces no somos capaces de ver. Por eso me enamoré de ese espectáculo, de El Mago Pop y del niño Antonio Díaz. Gracias por recordarnos que la magia existe. Gracias por hacer magia.